Restauración y mantenimiento de parquets

11/04/2015
La limpieza de cada día
Para la limpieza habitual de su parquet lo mejor es el aspirador, porque no levanta polvo y puede alcanzar bien todos los rincones. Después basta con pasar una mopa húmeda con agua tibia haciendo movimientos circulares. Las puntas de algodón de la mopa avivan el brillo natural de la madera y dejan el parquet radiante.

Periódicamente
se puede fregar el parquet para eliminar el polvo y posibles manchas adheridas a la superficie del barniz. Debemos escurrir bien la fregona para no empapar la madera.
Si accidentalmente nos caen encima del parquet alimentos, chicles o cualquier sustancia que lo puedan deteriorar, es aconsejable retirarlo lo antes posible, y debemos hacerlo con agua tibia y sin detergente, o con uno de totalmente neutro.

Cuidado con las ceras y los productos que contienen siliconas
Si el parquet esta barnizado no debemos utilizar ceras abrillantadoras porque, sobre el barniz, crean una película de grasa dónde se adhiere fácilmente la suciedad. Y además si el barniz esta gastado, la cera penetra hasta la madera y sus siliconas se incrustan de forma que cuando debamos volver a barnizar, estas siliconas repelerán el barniz nuevo y no tendremos adherencia. Por lo tanto las ceras abrillantadoras sólo las podremos utilizar sobre parquets encerados.

Proteger la madera de la sequedad
Debemos ventilar las habitaciones para evitar la excesiva sequedad de la calefacción. Los cambios bruscos de humedad pueden dilatar o contraer la madera. Si la vivienda debe estar cerrada cierto tiempo, es aconsejable colocar unos recipientes con agua para que se evapore y humedezca el ambiente.

Pulido del parquet
Consiste en hacer saltar el barniz viejo y volver a barnizar. El periodo de ejecución dependerá del uso que se haga del parquet, variando mucho de un local público a una casa particular. En cualquier caso, el indicativo más evidente será la falta de barniz. Los parquets de calidad tienen una vida muy larga y se pueden pulir tantas veces como sea necesario.

El cambio de color
Todas las maderas cambian de color y oscurecen con la luz. Para que no nos queden marcas de diferentes tonalidades debajo de las alfombras, es aconsejable no colocarlas hasta que haya pasado un cierto tiempo desde la instalación del pavimento. En cualquier caso, el color del parquet se igualará en pocos días.

Mantenimiento de exteriores
Para la limpieza habitual, es suficiente pasar agua a presión. Igualmente es aconsejable aplicar de vez en cuando una mano de aceite hidrófugo. En ningún caso utilizaremos barniz o pintura a poro cerrado. El sistema de anclaje utilizado por PAVIWOOD permite, como en un parquet de interior, la restauración total.